Moody’s mejora perspectiva de los bancos brasileños a «estable»

// EFE

Moody’s mejora perspectiva de los bancos brasileños a «estable»


La agencia Moody’s mejoró hoy su perspectiva del sistema bancario de Brasil desde «negativo» a «estable» debido a la estabilización del escenario económico del país después de dos años de profunda recesión.

«Las condiciones económicas se volvieron más benignas, aliviando la presión tanto sobre los bancos como sobre los tomadores», explicó en un comunicado Ceres Lisboa, vicepresidente sénior de la agencia de calificación de riesgo.

Para Moody’s, la mejora de la previsión de la economía brasileña ayudará a estabilizar «los riesgos de los activos» y desacelerar los índices de morosidad de las entidades financieras tras dos años en los que se registró una contracción en la cartera de crédito y se adoptaron diferentes «políticas restrictivas».

Pese a prever un «ambiente operacional más favorable» para 2017, «los bancos brasileños mantendrán una posición de aversión a riesgos», pues los resultados de las empresas del país continúan «débiles», ya sea por el acceso limitado a líneas de financiación o al alto desempleo, agregó Lisboa.

No obstante, Moody’s prevé que la demanda por crédito se recuperará «gradualmente» este año para despegar en 2018, gracias en parte a las probables caídas en las tasas de interés que estimularán el consumo y la inversión.

La agencia de calificación proyecta que la economía de Brasil crecerá cerca del 0,9 % en 2017 y el 1,5 % el año próximo, para terminar así con dos años consecutivos de profunda recesión.

El producto interior bruto (PIB) brasileño se desplomó el 3,8 % en 2015, su peor resultado en 25 años, y en 2016 cayó el 3,6 % para firmar dos ejercicios seguidos en negativo, algo que no ocurría desde la década de 1930.

En cuanto a la inflación, Moody’s espera una «reducción significativa» de este indicador.

El cambio en la proyección en el sistema bancario sigue la línea de la decisión que la agencia tomó este mes con respecto a los títulos de deuda pública del Gobierno Brasileño, que mantuvo en el escalafón «Ba2» pero cuya perspectiva elevó también a «estable».

Te podría interesar también