La agencia de calificación de riesgo Moody’s advirtió que la manutención del grado de inversión de Brasil depende de la estabilización de la economía a partir de 2016 y consideró poco probable una modificación de la nota este año, afirmó hoy su analista sénior para Latinoamérica, Mauro Leos.

Durante la conferencia anual de la agencia en Sao Paulo, Leos precisó que la nota del país dependerá del resultado del ajuste fiscal lanzado este año por el Gobierno brasileño para equilibrar las maltrechas cuentas públicas y del consenso político entre el Legislativo y el Ejecutivo.

Moody’s rebajó el pasado agosto la nota de la deuda brasileña a largo plazo en moneda extranjera de “Baa2” a “Baa3”, el último escalón de los países con el llamado “grado de inversión”, es decir los considerados como seguros para los inversores, aunque modificó la perspectiva de la misma de “negativa” a “estable”.

“Somos realistas con las condiciones de este año y el que viene, pero al mismo tiempo esperamos que, poco a poco, tengamos progresos, se alcancen los acuerdos y las cosas empiecen a ajustarse. En el segundo semestre de 2016, esperamos que las cosas empiecen a moverse en otra dirección”, señaló Leos.

Para el analista, Moody’s está centrado en lo que ocurrirá después de 2016, para cuando se espera que se obtenga el resultado del ajuste fiscal implantado por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que incluye una disminución de los gastos y un aumento de los ingresos a través de la vía tributaria.

Por su parte, la directora gerente de Moody’s para los Estados Unidos y Américas, Paloma San Valentin, destacó que las economías latinoamericanas también están siendo presionadas por los factores externos, como la desaceleración de la economía china.

No obstante, San Valentin precisó que países como México, Chile y Perú tienen mejores condiciones de crédito, mientras que los fundamentos de Brasil “están débiles”.

Moody’s pronosticó que la economía brasileña, sumergida en una recesión técnica, se contraerá este año un 3 %, una tendencia que continuará en 2016, para cuando espera una caída del 1 % de la economía.

Paralelamente, en un informe divulgado hoy, la agencia de calificación de riesgo advirtió que el deterioro de la posición fiscal de Brasil, la inestabilidad política y las investigaciones por la corrupción en la petrolera Petrobras continuarán afectando negativamente la calidad del crédito de los emisores del sector privado y público en 2016.

De acuerdo con Moody’s, estos factores han provocado una caída en las tasas de empleo, del consumo de las familias y de los salarios reales.

La agencia de calificación de riesgo Standard & Poor’s rebajó recientemente la nota de crédito de Brasil al llamado “bono basura”, lo que supuso la retirada del grado de inversión.

Sin embargo, la segunda baja de calificación a este nivel tendría un mayor impacto en el mercado debido a que a muchos fondos de pensiones extranjeros y a otros grandes inversores se les exige vender los bonos una vez que dos agencias han considerado que la deuda del país es especulativa.

EFE

Comentarios