Ministro de Economía de Rusia es detenido por sobornos

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Investigadores rusos dijeron el martes que detuvieron al ministro de Economía, Alexei Ulyukayev, por un caso de soborno ligado a una compra de 5.000 millones de dólares por parte de la petrolera estatal Rosneft, una medida sorpresiva que podría exponer las fisuras en el círculo íntimo de Vladimir Putin.

Ulyukayev, un tecnócrata de 60 años cuyo ministerio ha estado supervisando la liquidación de activos del Estado, es el funcionario ruso de más alto rango que ha sido detenido mientras ejerce un cargo público desde el colapso de la Unión Soviética en 1991.

El Comité de Investigación, la agencia estatal que investiga los principales delitos en Rusia, dijo que Ulyukayev había recibido un soborno de 2 millones de dólares de Rosneft a cambio de aprobar su compra de una participación en el productor de petróleo de tamaño mediano Bashneft.

«El ministro está detenido», dijo el Comité en un comunicado a primera hora de la mañana, añadiendo que abrió una causa penal contra el implicado. «En un futuro próximo, los investigadores planean presentar cargos contra Alexei Ulyukayev».

Fuentes policiales dijeron a medios rusos que los teléfonos del ministro habían sido intervenidos y sus comunicaciones electrónicas vigiladas. Los investigadores pusieron en marcha una operación encubierta en la que el supuesto soborno fue entregado el lunes, según los informes.

El presidente Putin fue informado sobre el caso cuando se inició la investigación, dijo a periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. «Estas son acusaciones serias», dijo Peskov. «Sólo un tribunal puede emitir un veredicto».

La adquisición de Bashneft por parte de Rosneft fue el foco de una importante guerra entre facciones rivales del Kremlin, dijeron a Reuters fuentes cercanas al acuerdo y del gobierno.

El jefe de Rosneft, Igor Sechin, que es también uno de los hombres más poderosos de Rusia y un cercano de Putin, presionó duramente para que haya luz verde a la compra de Bashneft. Sin embargo, el acuerdo era fuertemente rechazado por los liberales económicos del gobierno, algunos de los cuales tienen vínculos con el primer ministro Dmitry Medvedev, que creía que Bashneft debía ir a inversores privados.

 

Te podría interesar también