Tommy Hilfiger, fundador del imperio textil del mismo nombre, tuvo que sortear numerosas dificultades para conseguir la consolidación de una compañía que hoy factura más de 6.500 millones de dólares al año. 

De acuerdo con su testimonio, citado por CNBC, todo inició con apenas 150 dólares en el bolsillo. 

Por supuesto, para multiplicar su dinero tuvo que recurrir a varias técnicas, las cuales define en tres elementos clave: 

1 Un fuerte círculo de amigos y mentores: 

Hilfiger afirma que siempre se ha rodeado de personas correctas que suelen ser muy brillantes, trabajadoras y apasionadas por lo que hacen. 

Entre sus modelos a seguir está Leonard Lauder, ex director de Estée Lauder, quien ha sido una notable influencia y siempre le asesoró en seguir sus sueños. 

También el CEO de la cadena de almacenes Macy’s, Terrence Lundgren, está entre sus amigos cercanos. Su mejor consejo fue que se mantuviera atento a la competencia. 

2 Una obsesión por los números:

A mediados de sus veinte años, Hilfiger tuvo una pequeña cadena de tiendas llamada People´s Place que terminó en quiebra. 

A raíz de esta experiencia, aprendió que debía conocer a la perfección las cifras de sus operaciones. 

Hoy en día afirma que se mantiene concentrado en “la parte de negocios dentro del negocio”. 

3 Un excelente producto:

“Creo que debes tener una gran idea y un gran producto”, asegura Hilfiger. 

Si se tiene una gran idea, tal como un buen par de jeans, no debe ser para tener guardado en el closet. 

Hay que seguir los sueños y actuar en consecuencia, aconseja. 

Comentarios