El ministerio británico encargado del Brexit publicó el jueves una segunda serie de notas técnicas sobre las consecuencias para los ciudadanos y las empresas británicas de un eventual fracaso de las negociaciones de salida de la Unión Europa.

El ministerio difundió 28 notas, que cubren temas tan variados como la validez de los permisos de conducir, los gastos de itinerancia de la telefonía móvil, la regulación relativa a las emisiones contaminantes, o los trámites administrativos para exportar o importar mercancías.

Así las autoridades británicas advierten de que el carné de conducir emitido en Reino Unido “podría dejar de ser válido para conducir en Europa” y que sus titulares podrían tener que volver a pasar un nuevo examen o procurarse un permiso de conducir internacional.

Precisaron sin embargo que la regla no cambiará para los ciudadanos europeos afincados o de paso por Reino Unido, que podrán seguir conduciendo con el carné emitido por sus respectivos países.

Londres advierte también de que la itinerancia, es decir la posibilidad de utilizar la red de un operador de telefonía móvil extranjero cuando se está de viaje, actualmente gratuita para los europeos en el seno de la UE, podría generar sobrecostes.

En la isla de Irlanda, los habitantes afincados cerca de la frontera podrían incurrir en gastos de itinerancia “por inadvertencia” si la señal de la red extranjera es más fuerte que la de la red nacional y el teléfono se conecta por lo tanto automáticamente a ella.

En opinión de Carolyn Fairbairn, directora general de la confederación patronal CBI, estas notas ilustran “la amplitud” de las perturbaciones que consumidores y empresarios “pueden prever si la ideología se impone al sentido común”.

Fairbairn llamó a “todas las partes” a intensificar los esfuerzos “para lograr un acuerdo de salida”.

En agosto, el gobierno británico ya había publicado 25 notas relativas a los gastos bancarios, la legislación de los servicios financieros o los medicamentos.

Antes de finales de este mes tiene previsto presentar nuevos documentos para precisar las consecuencias de una eventual falta de acuerdo sobre el Brexit.

Londres y Bruselas debían alcanzar un acuerdo antes de la cumbre europea de octubre para poder organizar la salida británica de la Unión Europea el 29 de marzo. Pero algunos dirigentes británicos y europeos han aludido ya a la posibilidad de que no haya un acuerdo antes de noviembre.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización