La parrilla se ha convertido en una opción de reinvención profesional

// Banca y Negocios @bancaynegocios

La parrilla se ha convertido en una opción de reinvención profesional



Desde hace siete años, La Montserratina viene contribuyendo con la formación del talento vinculado al área gastronómica, mediante la promoción y profesionalización de los maestros parrilleros, oficio que pasó de ser un hobbie a convertirse en una opción profesional para muchos venezolanos.

Ejemplo de ello son Héctor Salcedo, Ismael Betancourt, Alexander Betancourt y Cruz Coronel, escogidos como los mejores hacedores de comida a la brasa de Venezuela en los años 2013, 2014, 2015 y 2016. Ellos cambiaron sus profesiones de ingeniería, contaduría y arquitectura, respectivamente, por la de maestro parrillero.

Luis Suárez, jefe de Marca de los artesanos del sabor, comentó que esas reinvenciones profesionales constituyen un enorme orgullo para la compañía de elaboración de embutidos, que actualmente ofrece cursos, talleres y otras actividades para la formación de emprendedores gastronómicos.

Recordó que varios de estos maestros “emigraron para trabajar en sus propios emprendimientos, y los que siguen acá, como Carlos Páez, nos apoyan para formar a nuevas generaciones de parrilleros, a través de la Academia La Montserratina y el Club Parrillero en Facebook”.

Este cocinero, egresado del Instituto Culinario de Caracas en 2011, trabajó en restaurantes, preparando comida mediterránea, tailandesa y japonesa, y a pesar de que nunca participó en la competencia Maestro Parrillero, la empresa lo identificó como talento y lo ayudó a formarse en el arte de las brasas, lo que contribuyó a impulsar su carrera.

“Es una gran responsabilidad ser embajador de la marca La Montserratina. Estoy agradecido porque me abrió muchas puertas y creó oportunidades como mi servicio de catering, así como los talleres que imparto y las apariciones en televisión”, manifestó.

Resaltó que la Academia La Montserratina, en la que participa como docente, “fue una idea genial porque las brasas no forman parte del currículo gastronómico formal, por lo que ser parrillero ahora es una destreza que interesa a mucha gente y requiere un manejo técnico, creatividad, calidad y buena presentación”.

El concurso para seleccionar esta figura comenzó en julio de 2013 con la celebración del Mes de la Parrilla y el Día del Parrillero, fecha decretada por la marca para homenajear la costumbre venezolana de preparar carne asada y a quienes sirven de anfitriones ante los invitados.

Te podría interesar también