La gran banca de EEUU ganó un 3% más hasta marzo

// EFE

La gran banca de EEUU ganó un 3% más hasta marzo


Los seis grandes bancos de Estados Unidos -JPMorgan Chase, Bank of America, Wells Fargo, Citigroup, Morgan Stanley y Goldman Sachs- ganaron conjuntamente hasta finales de marzo unos 31.700 millones de dólares, apenas un 3 % más a nivel interanual, con resultados dispares que no entusiasmaron al mercado.

JPMorgan, el más grande del país por activos y capitalización, inauguró la tanda de resultados bancarios del primer trimestre con unas cifras récord y un mensaje positivo sobre la economía, pero fue más excepción que norma entre los «Seis Grandes», que han visto descensos generalizados en sus ingresos.

El consejero delegado de ese banco, Jamie Dimon, aplaudió el beneficio de 9.179 millones de dólares (+5 %) y los ingresos de 29.851 millones (+8 %), marcas históricas «incluso con cierta incertidumbre geopolítica global» que apuntan a que «la economía de EE.UU. sigue creciendo», aunque las opiniones son diversas.

El economista Ed Yardeni, presidente de Yardeni Research, coincidió este jueves en una nota en que «la economía va bien, según los resultados», y aunque el aplanamiento de la curva de los tipos «puede pellizcar un poco los beneficios, eso no ha sido suficiente para hacer sudar a los directivos».

Por su parte, el economista y estratega jefe de la firma Gluskin Sheff, David Rosenberg, indicó que los bancos son «el canario en la mina de carbón» y, dado que la Reserva Federal no prevé subir los tipos de interés este año, «es interesante ver las complicaciones» que han surgido en el apartado de ingresos.

Precisamente, son visibles en el resto de bancos, comenzando por el segundo más grande, Bank of America, que incrementó su beneficio trimestral un 5,7 %, hasta 7.311 millones, pero patinó en la facturación (-0,3 %), alineándose no obstante con lo que esperaban los analistas de Wall Street.

También satisfizo Wells Fargo, pese a tener limitado el crecimiento de activos por parte de la Reserva Federal a consecuencia de escándalos como el de la apertura de millones de cuentas falsas sin autorización.

Wells Fargo ganó 5.860 millones de dólares, un 14 % más, pero redujo los ingresos un 1,5 %, unos resultados radicados, sobre todo, en el recorte de los gastos, estrategia que los analistas ven poco sostenible frente a otras centradas en impulsar el volumen de préstamos, y que ejemplifica JPMorgan.

Citigroup vio aumentar sus ganancias un 2 %, hasta 4.710 millones, y deslizarse un 2 % sus ingresos, en buena parte debido a un fuerte descenso (24 %) en la facturación del comercio de valores, por «los bajos volúmenes de mercado y los balances financieros de los clientes».

Los ingresos de este banco no estuvieron a la altura de las expectativas, y los analistas quedaron aún menos convencidos con los de Goldman Sachs, que dio cuenta de un retroceso del 21 % en su beneficio (2.250 millones) y del 13 % en la facturación, influido también por las condiciones del mercado bursátil.

El banco de inversiones Morgan Stanley completó el panorama con unos datos que los operadores habían estimado muy malos y no lo fueron tanto: reducción del beneficio trimestral del 9 % (2.429 millones) y del 7 % en cuanto a ingresos, acusando también la «volatilidad» en Wall Street.

Los analistas se fijaron, asimismo, en los ingresos netos por intereses -la diferencia entre lo que un banco gana por los préstamos y paga por depósitos-, que se espera reciba el impacto de la pausa en el ajuste monetario de la Fed, aunque no inmediatamente.

Para las avezadas JPMorgan y Bank of America, esta variable se incrementó respectivamente un 8 % y un 10 %, pero el jefe financiero de la segunda, Paul Donofrio, advirtió de que vienen «vientos en contra» y rebajó las expectativas de crecimiento.

Para Goldman Sachs, los ingresos netos por intereses crecieron un 33 % y para Morgan Stanley un 6 %, mientras que para Wells Fargo bajaron un 1 %, también con perspectiva de que se reduzcan más este año. Citigroup no lo indicó.

El jefe financiero de Wells Fargo, John Shrewsberry, consideró que en la gran banca «hay desacuerdo sobre el punto en el que estamos del ciclo» económico, sin embargo analistas como Rosenberg se preguntan, siendo la perspectiva de consumo «tan esperanzadora, ¿qué es este aumento en las reservas para préstamos fallidos?».

En ese sentido, se observó una tendencia a alimentar las provisiones para pérdidas por créditos: Bank of America lo hizo un 21 %, Wells Fargo un 342 % y Goldman Sachs un 41 %, a la vez que JPMorgan mantuvo las suyas y Citigroup estableció 20 millones. Morgan Stanley no lo indicó.

Te podría interesar también