La banca europea recorta activos por valor de 254.800 millones en EE.UU

// Banca y Negocios @bancaynegocios

La banca europea recorta activos por valor de 254.800 millones en EE.UU



Los cuatro mayores bancos de inversión de Europa redujeron activos por valor de 280.000 millones de dólares (254.000 millones de euros) de sus principales hólding estadounidenses en los tres últimos años dentro de su proceso de retirada de Wall Street para alejar su negocio de la mirada de los reguladores.

La drástica reestructuración de las operaciones de Deutsche Bank, Credit Suisse, UBS y Barclays en EEUU refleja sus estrategias para abordar los desafíos crónicos para su rentabilidad en el país.

Desde 2016, los grandes bancos extranjeros se han visto obligados a transferir la mayoría de sus operaciones estadounidenses a sociedades intermedias (IHC) capitalizadas de forma independiente y obligadas a superar pruebas de solvencia frente a futuras crisis.

Los cuatro bancos europeos han reducido en más de un 34% los activos de sus IHC en los tres años transcurridos desde que empezaron a publicar sus cuentas. Al mismo tiempo, la cantidad de capital en los IHC se ha incrementado casi un 12% de media. El aumento del capital y la disminución de los activos reducen aún más la rentabilidad de los bancos.

La disminución se debe en gran medida a la transferencia de activos a otras entidades. Los activos en filiales de EEUU, que dependen del capital de sus matrices y a las que se aplica una regulación más suave, aumentaron durante el mismo periodo.

La tendencia es especialmente clara en Deutsche, que redujo los activos de su IHC de 203.000 millones de dólares a 116.700 millones de dólares, pero que tuvo que aumentar el capital de 10.900 millones de dólares en septiembre de 2016 a 13.500 millones de dólares. Los activos de la principal división de Deutsche en EEUU se incrementaron en el mismo periodo en 45.000 millones de dólares, hasta los 175.000 millones de dólares.

Antes de introducirse el régimen de IHC, Deutsche recibió fuertes críticas por utilizar complejas estructuras para gestionar su negocio en Wall Street sin disponer de un colchón de capital.

La Reserva Federal, que tiene que aprobar el traspaso de la mayoría de los activos de IHC a filiales, no quiso hacer declaraciones. Sus normas especifican que algunas actividades de tráding deben realizarse en la IHC, pero deja a los bancos el criterio sobre otras, como la negociación de bonos públicos.

Los activos de la IHC de Credit Suisse se han reducido un 47%, o 105.000 millones de dólares, desde 2016. Hasta la fecha, el banco sólo ha podido recortar el capital de su IHC estadounidense en 2.500 millones de dólares pero una persona al corriente de la situación aseguró que la entidad estaba «trabajando para reducir el capital en el futuro», principamente pagando dividendos a su matriz suiza.

En Barclays, los activos de su IHC han caído en 61.000 millones de dólares en los tres últimos años. El banco británico está más comprometido con EEUU que algunos rivales extranjeros, debido en parte a la compra del negocio de Lehman Brothers durante la crisis de 2008.

UBS, que ya había hecho grandes recortes en sus operaciones de trading estadounidenses antes de introducirse las nuevas estructuras, comunicó la menor reducción del balance de su IHC entre 2016 y 2019, de sólo 25.000 millones de dólares.

Con información de Diario Expansión

Te podría interesar también