Jamie Dimon, consejero delegado de JP Morgan, advirtió ayer que el bitcoin “es un fraude”. “No es una cosa real”, aseguró el banquero durante una conferencia organizada por Barclays. Tras estos comentarios, la divisa virtual se desploma más de un 5% en los mercados de divisas.

Incluso se atrevió a compararlo con la burbuja de los bulbos de tulipán vivida en el siglo XVII. “Es peor que los tulipanes, no va a terminar bien”, advirtió en declaraciones recogidas por CNBC.

¿Una burbuja?

El comportamiento del bitcoin en los últimos 3 años, en los que se ha revalorizado un 1.800%, adelanta en 7 ejercicios la formación de la gran burbuja desde la década de los 90, la de las compañías puntocom: el índice tecnológico Nasdaq 100 tardó 10 años en acumular una subida semejante antes de hacer temblar a todo el mercado.

En un periodo igual, ni la burbuja del petróleo, que estalló en 2008, ni la de la plata, que lo hizo en 2011, alcanzaron tal dimensión. Tampoco la de la construcción, como advierten desde Bespoke Investment.

Ante esta última evidencia, existe una postura que, aunque no niega la existencia de una burbuja, argumenta que todos los activos que han protagonizado una siguen existiendo. Incluso, que tras los pinchazos correspondientes, se han ganado una posición privilegiada en la economía mundial, como es el caso de las empresas cuyo todo su negocio mana de Intenet, entre las que ya nadie niega que gigantes como Alphabet o Amazon son y serán cruciales a todos los niveles.

No quiere negociación con bitcoin

Ante este contexto que cada vez llama más la atención entre los grandes ejecutivos de la banca, Dimon lanzó una amenaza a sus trabajadores, al asegurar que despedirá “en un segundo” a cualquiera de sus comerciales que negocie con bitcoin. “Está en contra de nuestras reglas y serían estúpidos”, apuntó.

Durante la conferencia Dimon también se atrevió a soltar algún chascarrillo, al asegurar que incluso su hija había comprado algo de esta criptomoneda para intentar sacar provecho de una divisa que ha subido más del 300% este año. “Compró bitcoin, subió, y ahora se piensa que es un genio”, dijo de su retoño.

“Si tú estuvieran en Venezuela, Ecuador o Corea del Norte y fueses un narcotraficante o un asesino, estarías más seguro operando con bitcoins que con dólares”, asegura el ejecutivo. En este sentido se ha pronunciado también el ministro de Fianzas de Rusia, que ve necesario regular esta divisa digital para evitar que se use para actividades ilegales.

Por todo ello, Dimon cree que las autoridades de los países más afectados terminarán regulado este mercado: “Alguien va a morir y luego el gobierno caerá detrás… como usted ve en China, los gobiernos quieren controlar su oferta monetaria”,

Tras las declaraciones del banquero, la cotización del bitcoin registra una caída del 5%, marcando el mínimo de la sesión y perdiendo el soporte de los 4.000 dólares por unidad.

Comentarios