Ante las circunstancias actuales que vive el país, toma cada vez más importancia en toda empresa la necesidad de efectuar una planificación financiera y fiscal.

Al analizar el presupuesto nacional ejecutado del 2016, los ingresos están representados en un 83% por ingresos fiscales producto de la recaudación de los impuestos pagados por las personas naturales y jurídicas.

Queremos insistir en el sentido que ahora más que nunca cobra importancia la planificación financiera y fiscal ya que debemos ser oportunos en la toma de las decisiones como líderes de nuestras empresas. En ese sentido se deben seguir acciones a los fines de poder determinar los impuestos a pagar así como la rentabilidad de su negocio en momentos de crisis.

A continuación enumeramos algunos pasos básicos para una planificación fiscal:

1) Determinar la utilidad o pérdida del periodo comprendido desde enero hasta octubre de 2017, antes de Impuesto sobre la Renta.

2) Elaborar un presupuesto financiero para los dos últimos meses (noviembre y diciembre de 2017), que implica una estimación de los ingresos, costo de producción y/o servicios.

3) Diseñar una planificación fiscal conjuntamente con su asesor tributario, que debe tener un conocimiento financiero, contable, jurídico y tributario, especialmente de la Ley de Impuesto sobre la Renta.

 

Para conocer más recomendaciones de planificación, así como otros contenidos de interés estratégico consulte  nuestro producto Informe Privado. Un reporte semanal con los análisis y recomendaciones estratégicas que requieren las empresas para desenvolverse en el entorno venezolano y global. Suscríbase para tener acceso completo a este producto exclusivo de Aristimuño Herrera & Asociados.

Comentarios