El huracán Florence avanza hacia la costa sudeste de Estados Unidos. La tormenta se sitúa a unos 855 kilómetros de tierra con vientos máximos sostenidos de 210 kilómetros por hora, manteniendo la categoría 4, y se espera que toque tierra entre el viernes y el sábado, tras un ligero cambio de trayectoria.

En su último boletín de las 8.00 hora local (12.00 GMT), el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de Estados Unidos informó que el ojo de Florence está a 855 al este-sureste del Cabo Fear, en Carolina del Norte. Sin embargo, las predicciones sobre su llegada han variado en las últimas horas.

La tormenta llegará a la costa de Carolina del Norte con fuertes vientos y lluvias en la madrugada del viernes (hora local), pero en vez de seguir recto y tocar tierra por la mañana, se espera que el ojo del huracán haga un giro de 45 grados hacia el oeste y se dirija hacia Carolina del Sur, tocando tierra en la frontera entre ambos estados durante la mañana del sábado.

Este miércoles, el huracán avanza en dirección oeste-noroeste a 28 kilómetros (17 millas) por hora con vientos máximos sostenidos de hasta 210 kilómetros (130 millas) por hora.

La fuerza actual de Florence lo mantiene como un huracán de categoría 4 -de un máximo de 5- en la escala Saffir-Simpson.

Según el NHC, Florence avanzará este miércoles por el Atlántico entre las islas Bermudas y las Bahamas, mientras que el jueves, a medida que se acerque a la costa, ralentizará su velocidad.

“Grande y húmedo”

El martes por la tarde, el presidente, Donald Trump, declaró el estado de emergencia en las dos Carolinas, que permite el desembolso de dinero federal para ayudar a los estados, y los gobernadores ordenaron la evacuación de sus habitantes. También lanzaron declaraciones de alerta los gobernadores de Virginia y Maryland y la alcaldesa de Washington.

Cerca de 5.5 millones de personas viven en los estados con alertas y avisos por el posible impacto de Florence, de las que 1.5 millones han sido llamadas a evacuar.

Ante los medios, Trump advirtió que el huracán es “muy grande y muy húmedo”, e insistió en la necesidad de tomar todas las precauciones necesarias. Además, se jactó de su “gran actuación” con el huracán María, que dejó 4,600 muertos en Puerto Rico, según las cifras anunciadas por su gobernador. “Fue uno de nuestros grandes éxitos que no nos han reconocido”, pese a “la incompetente alcaldesa de San Juan”, afirmó el mandatario.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización