El gobierno inicia esta semana la subasta de bonos de Deuda Pública Nacional (DPN) y Letras del Tesoro por un total de Bs 524 billones, una operación que absorberá la liquidez de la banca en un lapso de menos de un mes, lo que tendrá un impacto en los saldos disponibles de los bancos para la entrega de préstamos.

“Tradicionalmente las emisiones de deuda pública las adquiere completamente la banca, en especial las entidades públicas, según se ha visto en los últimos años. Si se compara el saldo de las reservas excedentarias bancarias al 06 de julio (Bs 556,6 billones) con el monto ofrecido a subastar, se evidencia que el gobierno absorberá todo ese dinero que actualmente está disponible dentro del sistema, como resultado de un volumen de captaciones del público muy superior a la velocidad de créditos de la banca”, afirma el economista César Aristimuño, director de Aristimuño Herrera & Asociados.

Las reservas bancarias excedentarias son los recursos con los que cuentan los bancos para realizar préstamos y que también son utilizados para la adquisición de inversiones, principalmente renta fija. Ante la explosiva política de expansión monetaria del gobierno de Nicolás Maduro, estos fondos han crecido 755% en el primer semestre de 2018 y 8.716% entre junio de 2017 y junio de 2018.

El Banco Central de Venezuela (BCV) anunció que las cuatro subastas de bonos serán semanales desde el 11 de julio y en cada una de ellas se ofrecerán Bs 100 billones. No se ha publicado todavía el cronograma de las Letras del Tesoro.

“Esta operación del gobierno no implica que la banca se queda sin recursos, porque es de esperar que se siga inyectando liquidez a un ritmo acelerado como viene ocurriendo en el año”, agrega Aristimuño.

Solo por concepto de los llamados “bonos protectores”, se estima una entrada de liquidez de Bs 80 billones este mes, a lo que hay que agregar el pago de pensiones con su retroactivo lo que agregaría unos Bs 31,7 billones más. Estos dos montos ya representan un poco más de una cuarta parte de la emisión de deuda.

El gobierno mantiene una política de expansión de liquidez, impulsada especialmente por la monetización del déficit, que ha llevado el monto de dinero en circulación hasta Bs 1.867,8 billones, un incremento de 1.367% en el primer semestre y de 8.209% en los últimos 12 meses.

Los bancos no han podido seguir este vertiginoso ritmo del crecimiento del circulante y por ello el índice de intermediación crediticia pasó de 53,23% en mayo de 2017 a 47,96% en el mismo mes de 2018, de acuerdo con las cifras de Aristimuño Herrera & Asociados.

Por otro lado, al cierre de mayo, 74% del total cartera de inversiones de la banca se encuentra colocada en la banca pública, lo que pudiera indicar que será hacia allá a donde se dirigirá la mayor parte de la deuda que emitirá el gobierno.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización