Expertos | Cómo prevenir pérdidas por deterioro de activos en hiperinflación

// Por: Roberto Salaverría / @sbasociados

 

Expertos | Cómo prevenir pérdidas por deterioro de activos en hiperinflación



En el ámbito de las Normas internacionales de contabilidad (NIC NIIF- VEN NIF), el elemento de los estados financieros, los activos, se definen como “un recurso controlado por la entidad como resultado de hechos pasados y del que se espera obtener en el futuro beneficios para la entidad y que el costo se pueda medir de forma fiable.”(Subrayado nuestro).

Esta generación de ingresos futuros se materializa a través de la venta o uso del activo. Cuando esta entrada de beneficios futuro se ve cuestionada, la Norma invita a evaluar el deterioro.

El deterioro financiero de este elemento podría entenderse, entonces, como la incapacidad total o parcial que experimenta un activo de generar beneficios económicos futuros en un momento determinado.

La normativa en cuestión desarrolla el concepto de deterioro en los activos presentes en el Estado
de Situación Financiera de rubros principales así:

DETERIORO DEL INVENTARIO (NIC 02)

Inventarios “hace referencia a los siguientes elementos: activos para ser vendidos durante el curso
normal de las operaciones, activos que se encuentran en proceso de producción para dicha venta,
y activos que se mantienen como materiales o elementos accesorios destinados a ser consumidos
en la producción de los bienes o servicios.

El costo de las existencias incluye todos los costos derivados de la compra, los costos de transformación y otros incurridos. Se valoran al menor entre el costo de adquisición y el valor neto realizable (Precio estimado de venta menos los costos estimados para su venta y terminación).

Si por alguna razón interna o externa (tecnológica, condiciones de mercado, obsolescencia, daño físico, rechazo del producto, etc.), se rebaja el valor de las existencias, se reconoce una pérdida hasta el valor neto realizable. Esta diferencia es un deterioro del valor.

DETERIORO DE LA PROPIEDAD, PLANTA Y EQUIPO (PP&E) (NIC 36)

El valor de un activo se deteriora cuando su importe en libros excede a su importe recuperable (el mayor entre su valor razonable menos los costos de venta y su valor de uso).

Como percibimos, el activo genera ingresos futuros por su uso o por su venta. Cuando utilizamos el activo estamos evitando erogaciones por el servicio que nos presta (valor de uso), cuya depreciación es el gasto asociado a ese ingreso. Si no usamos el activo, pero podemos recuperar su valor a través de su venta (valor recuperable), esto también genera beneficios económicos futuros.

Luego, se deteriora un elemento de PP&E cuando no lo estamos usando en la operación y no tenemos en el mercado donde opera la entidad comercial a algún interesado en adquirirlo.

La Norma enumera algunos indicios externos e interno de deterioro:

– Un cambio adverso significativo, ya sea tecnológico, económico o en el entorno legal en
el que opera la entidad o empresa.

– El importe en libros de los activos excede su valor de mercado.

– Obsolescencia o daño físico que afecte al activo.

– Cambios significativos que afecten al activo, como planes de reestructuración o eliminación de ciertas actividades (así como inactividad del activo).

– Proyecciones que muestren resultados insignificantes de activos o unidades de negocio.

DETERIORO DE INSTRUMENTOS FINANCIEROS (NIC 39)

Básicamente un activo financiero es cualquier activo que se presenta como: efectivo, un instrumento de patrimonio de otra entidad, un derecho contractual de intercambiar y/o recibir efectivo, o cualquier otro activo financiero de otra entidad o un contrato que puede ser o será liquidado en acciones de la propia organización, como efectivo, cuentas por cobrar, inversiones en títulos valores a valores de mercado con efectos en resultados, etc.

Estos activos también pueden deteriorarse. Una perdida por deterioro en instrumentos financieros se contabiliza cuando existe evidencia, como resultado de sucesos que supongan que el importe contabilizado sea mayor que el importe recuperable estimado.

Son ejemplos de evidencias:

– Dificultades financieras significativas del emisor.

– Incumplimientos, impagos o retrasos del deudor.

– Renovaciones motivadas por dificultad financiera del deudor.

– Probabilidad de suspensión de pagos, quiebra, etc.

DETERIORO Y LA SITUACIÓN ACTUAL DE VENEZUELA

Establecidos los conceptos anteriormente desarrollados, nos damos cuenta que en estos momentos en Venezuela tenemos una situación sumamente crítica con este tema.

Como sabemos, en NIC NIIF, VEN NIF debemos reconocer la inflación en los estados financieros, usando para ello un Índice de Inflación razonable y reconociendo el resultado monetario, haciendo uso del recomendado superávit por revaluación, si aplica, para compensar pérdidas acumuladas y sincerar activos a valores de mercado.

Venezuela se encuentra sumergida en una depresión económica sin precedentes, con un nivel hiperinflacionario muy serio, que afecta el uso, valoración y realización de los activos y que, una vez obtenidos estos estados financieros a valores constantes, ajustados por inflación, debemos verificar, entre otras situaciones importantes en la operación de la entidad o empresa, las siguientes:

Los Inventarios:

– La factibilidad de ser vendidos al valor presentado en los estados financieros, sino se encuentran deteriorados.

– Si tenemos materia prima necesaria para terminar el proceso productivo, el empaque necesario, los insumos requeridos para manufacturar el producto terminado.

– Verificar la rotación, si son de lento movimiento y el efecto de los costos de almacenamiento.

– Últimamente, dado la caída del consumo, verificar obsolescencia o vencimiento.

La propiedad planta y equipo:

– Cotejar si los activos se están utilizando a su capacidad normal. Actualmente resultan muy frecuentes las reestructuraciones, paradas de líneas de producción, y el desarrollo de capacidades de empaques más pequeñas.

– La existencia de activos inactivos, aunque en perfecto estado, que podrían estar deteriorados.

– Si el valor de uso del activo es inferior al registrado contablemente y, de ser así, si es posible recuperar su valor a través de la venta.

De los Instrumentos financieros:

– Considerar si la Cartera pendiente será cobrada en su totalidad, o si existen desaparición del cliente o cierre de operaciones, retrasos importantes.

– El efectivo en bancos se encuentran en instituciones con solvencia financiera.

– Que los instrumentos en moneda extranjera estén valorados adecuadamente y en posesión de clientes e instituciones que garanticen el pago de estos montos.

– Medir si las Inversiones a corto plazo serán recuperadas al valor de mercado.

Otros activos monetarios o no monetarios:

– Las inversiones permanentes en empresas, relacionadas o no, están amparadas por un patrimonio solvente.

–  El Impuesto diferido activo será utilizado para pagar menos ISLR.

– Obras ejecutadas y no facturadas, su recuperación.

EN CONCLUSIÓN
Durante de la auditoria de estados financieros es importante percibir y revisar los indicios de deterioro de todos los activos revisados. La preparación de los valores reexpresados, aun considerando un índice de inflación razonable, requiere validar que la entidad, dada la realización de sus activos, pueda generar pérdidas importantes que alcancen descapitalizarla.

 

El autor es docente especializado y consultor financiero

Te podría interesar también