¿Es hora de pensar en un paquete de rescate internacional para Venezuela?

// César Aristimuño


Se suman las voces que piden abrir un corredor humanitario en la frontera, aceptar los programas de ayuda desde el exterior o levantar controles por la vía rápida con el objetivo de surtir los anaqueles de farmacias y supermercados.

Las voces vienen de distintos ámbitos del espectro político y social, desde la Iglesia, pasando por los sindicatos, gremios empresariales, partidos políticos de oficialismo y oposición, etc.

Más allá de la necesidad de ofrecer soluciones a una población aquejada por escasez e inflación desproporcionada en todos los bienes, con especial énfasis en los alimentos y productos básicos, cabe preguntar si es el momento de empezar a buscar un programa de rescate financiero.

El académico venezolano Ricardo Hausmann se puso al frente de una iniciativa en el Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universidad de Harvard -en la que dicta cátedra-, con el objetivo de medir de la manera más científica posible la profundidad de la crisis venezolana, y así plantear soluciones adecuadas.

Entre otros puntos, el esfuerzo investigativo encabezado por Hausmann está intentando totalizar la deuda de Venezuela contemplando los próximos vencimientos de capital e intereses de los bonos de deuda externa, sin dejar de lado los pagos por liquidar a transnacionales por concepto de dividendos, repatriación de utilidades, autorización de adquisición de divisas e indemnizaciones por expropiaciones ante tribunales internacionales como el Ciadi, entre otros.

Sin adelantarnos a las conclusiones que pueda obtener el mencionado estudio, podemos considerar que es muy factible que sea necesario un paquete financiero de rescate para Venezuela.

Analistas coinciden en que el levantamiento de los controles y el saneamiento de la economía nacional para la reactivación de su aparato productivo requerirán de recursos provistos por entes como el Fondo Monetario Internacional, sin que esto se traduzca de manera directa en la aplicación de un «paquetazo neoliberal» de medidas económicas de austeridad, aunque sin duda exigirá al menos la activación de medidas disciplinarias en lo fiscal y monetario.

Las señales parecen confluir hacia este escenario, por lo que revisar condiciones de la eventual ayuda financiera para el país luce como un ejercicio cada vez más pertinente y necesario.

Te podría interesar también