Encaje legal no detendrá alza del dólar paralelo

// Ligia Perdomo / @LigiaPerdomo

Encaje legal no detendrá alza del dólar paralelo



Para lograr el «déficit cero» el gobierno de Nicolás Maduro ha venido adoptando medidas con la finalidad de restringir liquidez, como el aumento del encaje legal, pero por otro lado no cesa en el financiamiento monetario del déficit fiscal, lo que contraviene la intención de reducir el hueco fiscal.

Tareck El Aissami, vicepresidente del área económica, afirmó el martes que el incremento del encaje bancario «busca que ese dinero no termine en el mercado especulativo para afectar (subir) la tasa cambiaria criminal», refiriéndose al dólar paralelo.

Y es que a pesar del «paquetazo» impuesto por el Ejecutivo nacional en agosto y que elevó el número de subastas Dicom de una a tres semanales permitiendo que los privados negocien montos más altos de divisas, el precio en el mercado no oficial se ha disparado 44% en los primeros 16 días de octubre, de acuerdo con el promedio reportado por Monitor Dólar.

Aunque el encaje es una medida de política monetaria que absorbe liquidez, el Banco Central de Venezuela no ha dejado de cubrir los gastos del gobierno con dinero sin respaldo.

«El encaje por sí solo no va a detener el avance del paralelo. Ellos (el gobierno) no ven el inmenso hueco fiscal que hace que la liquidez monetaria se multiplique. Así recojan todo el dinero que está en circulación -que no lo pueden hacer-, la moneda que usan para pagar sus gastos es la misma que utiliza todo el mundo, es decir, la que se deprecia a toda velocidad», señala a Banca y Negocios el economista Alexander Guerrero.

El también académico no ve posible un ajuste fiscal, ya que para llegar a ese punto es indispensable una decisión política que el gobierno no está dispuesto a tomar, dice, por lo que pronostica que Venezuela tendrá el caso de hiperinflación más grotesco.

Desde septiembre está vigente el encaje de 100% que la banca debe hacer sobre reservas excedentarias con base al saldo del 31 de agosto. Y desde el 22 de octubre el encaje legal sobre captaciones pasará de 21,5% a 31% y el encaje del saldo marginal de 31% a 40%, una medida que José Guerra, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, tilda de «locura».

«Su efecto es cortar en seco la liquidez bancaria sin incidir en la inflación. Además aumenta los costos operativos de la banca al pagar por unos depósitos que no puede prestar. Ya el encaje está muy elevado», dijo Guerra en su cuenta de Twitter.

El economista Jesús Casique concuerda. «El encaje legal no va a resolver el problema de fondo. De hecho, ya es un encaje muy alto y va afectar la estructura de costos de las instituciones bancarias», dijo en conversación con Banca y Negocios.

El mercado paralelo es muy volátil, advierte y añade que mientras no haya un giro diametral del socialismo del siglo XXI, el país seguirá en hiperinflación y sometido a una profunda depresión.

«Elevar el encaje legal va a disminuir la liquidez bancaria y los niveles del crédito, pero de allí a que se van a resolver las distorsiones cambiarias, en ningún momento», asegura Casique.

«Ninguna medida monetaria va a estabilizar la economía sin un cambio de modelo económico y sin resolver el problema del financiamiento del déficit fiscal y el necesario anclaje de la tasa de cambio», afirma Guerra en la red social.

El escenario se mantiene. El control cambiario está vigente y la decisión de inyectar al Dicom 2.000 millones de euros implica  tener que castigar importaciones públicas, pero ese monto no va a reanimar el deteriorado aparato productivo, indica Casique.

En cinco años Venezuela ha perdido 50% de su Producto Interno Bruto, padecido una fuerte escasez de bienes y una feroz hiperinflación que el gobierno alimenta aceleradamente tras haber acabado con la producción manufacturera y la industria petrolera. Esta última generaba 96% de los ingresos en divisas al Estado.

El aumento del encaje legal no servirá para detener el alza del dólar en el mercado paralelo que, de acuerdo con el economista Asdrúbal Oliveros, socio-director de Ecoanalítica, «mueve en promedio $10 millones por día hábil», informó en su cuenta de Twitter.

Se prevé que durante los dos últimos meses del año -y con elecciones a concejos municipales pautadas- el gobierno expanda aún más la liquidez desde el BCV, aunque intente recortarla desde la banca.

La desconfianza en las políticas oficiales mantendrá la presión sobre el dólar paralelo, más ahora que las autoridades buscan eliminar del discurso público al dólar como moneda de intercambio, justificando sus acciones -una vez más- en las sanciones impuestas a Venezuela por EEUU.

Te podría interesar también