En la Cámara Venezolano -Americana de Comercio e Industria (Venamcham) hay la convicción de que las relaciones entre naciones que durante años han sido socias puedan mejorar, basadas en el pragmatismo económico y el el desarrollo de negocios como el petrolero.

“Son 1.100 empresas de capitales estadounidenses que trabajan en Venezuela y que desean seguir y expandir sus negocios, independientemente de quien este gobernando en los dos países”.

Así lo informó el presidente de Venamcham, Germán Toro, en diálogo con Banca y Negocios quien además añadió que para fines de 2016, el intercambio comercial entre Venezuela y Estados Unidos fue de 16 mil 147 millones de dólares.

“Es una disminución que está por el orden del 32,39%, ci se compara con las cifras de 2015, que llegaron a 23 mil 881 millones de dólares. La disminución fue de 32,39%”, dijo Toro.

“Las exportaciones locales superaron los 11 mil millones de dólares, básicamente de petróleo y sus derivados en un 95%. Las importaciones representaron 5 mil millones de dólares. Paradójicamente se importaron productos petroleros que sumaron calidad al petróleo pesado de Venezuela que debe ser exportado; no todas las refinerías pueden recibir nuestros productos de la cesta de crudo y hay que procesarlo. También se trajo maquinarias para la industria, equipo de transporte, materias primas para el sector alimenticio”, explicó a BancayNegocios.

¿Por qué esta cifra bajó tan drásticamente?

-Es evidente que es síntoma de la merma de la actividad económica de Venezuela, en los últimos años, producto de la caída de los precios del petróleo. Esperemos que las cifras mejoren para 2017.

El ejecutivo comentó que la balanza comercial neta entre Venezuela y su principal socio comercial del norte fue de 5 mil 636 millones, favorable a nuestro país.

También hubo merma en este segmento, 22,21% que se expresa en 1,610 millones de dólares. Esta cifra es la más baja que se reporta desde 1998 cuando la balanza comercial neta bi nacional estuvo por el orden de los 2 mil 762 millones de dólares.

– ¿Cómo ha impactado el control de cambios en la merma de las importaciones desde los Estados Unidos?

– El control de divisas tiene directa relación con esta baja. No hay suficientes divisas a tasa oficial para que pueda procederse a importar lo suficiente.

EEUU: un mercado natural

– ¿Esta merca en las exportaciones de Venezuela a Estados Unidos se relaciona con la búsqueda de nuevos mercados para colocar al crudo nacional?

– No necesariamente es así. El petróleo venezolano tiene unas características muy especiales. Es muy pesado y se procesa y lleva a refinerías estadounidenses en el Golfo de México, por ejemplo, en donde la tecnología está adecuada para recibir a ese tipo de producto. En estos momentos, hay un competidor fuerte como es Canadá, cuyo petróleo de las arenas bituminosas de Alberta, muy parecido al venezolano, está incursionando en Estados Unidos y eso le puede restar mercado a Venezuela. También hay un proyecto de construir un gran oleoducto entre el centro de Canadá y el Golfo de México, que es posible que sea apoyado por el presidente Trump. Estos dos factores hacen peligrar el comercio petrolero venezolano en norteamérica.

– ¿Cuáles son los segmentos de negocios que pueden mejorar y expandirse para que se reactive el intercambio comercial entre Venezuela y Estados Unidos?

– Hay mucho trabajo que hacer pero pensamos que el control cambiario no propicia el crecimiento y la diversificación de la economía venezolana. Las particularidades de nuestra economía nos hacen poco competitivos. Es obvio que la cesta petrolera es nuestro principal producto de exportación y es posible que sus costos suban un poco, aunque no tenemos una bola de cristal para adivinar el futuro.

Germán Toro advierte que “lo que va a definir ese año nuestra relación comercial con Estados Unidos es el precio del petróleo y cómo se moverá en 2017. Esto va a definir cuánto vamos a exportar. Y en virtud de la cantidad de divisas que recibamos de la venta de este producto, podremos obtener divisas para fomentar el comercio internacional”.

El presidente de Vemancham puso en relieve que Venezuela enfrenta un desafío comercial pues “Estados Unidos importa cada vez menos petróleo y se hace menos dependiente de la energía importada, e incluso exportó crudo. Además, está el fenómeno del fracking, que hace rentable una cantidad importante de pozos petroleros, y sus costos son cada día más rentables. Eso puede restar mercado a las exportaciones nacionales”.

– ¿Qué se puede prever para 2017 en la relaciín comercial bi nacional? Hay un cambio de gobierno en el norte…

– Hasta el presente, es algo impredecible. Hay demasiados elementos en la balanza para hacer una proyección y con un nuevo inquilino en la Casa Blanca. El presidente Trump es un hombre de negocios muy pragmático y por lo que ha expuesto, aplicará políticas proteccionistas en su país.

Recalcó Germán Toro que desde Venamcham abogarán porque se fortalezcan y florezcan las relaciones comerciales, ya que “es parte importante de nuestra razón de ser”.

Finalmente, dijo que Venamcham seguirá la labor que se inició hace 17 años, como lo es desarrollar la Responsabilidad Social Empresarial en sus empresas afiliadas.

Comentarios