Empleados públicos piden indexar salario mínimo a 2,5 petros, un aumento de más de 8.000%

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Empleados públicos piden indexar salario mínimo a 2,5 petros, un aumento de más de 8.000%



Si el gobierno de Nicolás Maduro decidiera complacer la solicitud de la Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos, el salario mínimo se elevaría a 3.312.356,4 bolívares, equivalente a 2,5 petros, cuyo valor de cambio más reciente, reportado por la Superintendencia Nacional de Criptoactivos (Sunacrip), fue 1.324.942,56 bolívares por unidad.

La propuesta de la representación sindical es indexar el salario periódicamente a 2,5 petros, en función del incremento del valor del criptoactivo estatal, una vía indirecta de dolarizar el ingreso.

Los empleados del Estado están sometidos a un tabulador que establece un ingreso mensual máximo de 76.000 bolívares mensuales para funcionarios supervisores con formación universitaria, que equivale a 3,26 dólares mensuales a la tasa de apertura de este 3 de septiembre.

La proposición implica un incremento del salario mínimo de 8.281%.

En el sector privado, de acuerdo con diversas fuentes gremiales, se está esperando un incremento «importante», que podría colocar el salario básico en alrededor de 200.000 bolívares, unos 8,57 dólares mensuales a la tasa oficial vigente, lo que no solucionaría la pérdida estructural de poder adquisitivo del ingreso.

A medio petro, que es la medida teórica utilizada por el gobierno para referenciar el salario, el ingreso básico tendría que ser de 662.471,28, o 28,40 dólares al mes, pero la administración Maduro no ha seguido su propia regla, sino que el salario de 40.000 bolívares se fijó mediante una «revalorización» arbitraria del criptoactivo en 80.000 bolívares, sin explicar cómo y por qué se construyó ese precio.

Este precedente hace que los escenarios de aumento no tomen en cuenta el «valor de mercado» del petro.

Lo sorprendente es que la Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos diga que indexar a medio petro es combustible para la hiperinflación y no hacerlo a 2,5. A estas alturas, se ha debido aprender la lección de que los aumentos periódicos del salario mínimo no son la solución, sino parte del problema.

El gobierno de Maduro no estaría en condiciones de incrementar el salario mínimo de manera dramática, pues su posición de caja es muy complicada, como para cumplir un compromiso demasiado exigente. De acuerdo, con cálculos de la EIA, el ingreso petrolero del Estado en los primeros siete meses del año fue de apenas 8.000 millones de dólares, y, además, se aprobó un incremento enorme del endeudamiento interno hasta 36 billones de bolívares.

La nómina pública supera los 3,2 millones de funcionarios, lo que convierte a la administración de Nicolás Maduro en el mayor patrono unitario del país, por lo que, aunque todo parece indicar que se ha abandonado la política de contener la emisión de dinero inorgánico, el espacio para decuplicar el salario mínimo parece muy limitado.

Te podría interesar también