Deutsche Bank y Commerzbank consideran que hay demasiados bancos en Alemania

// EFE


Los presidentes de Deutsche Bank y Commerzbank, el británico John Cryan y el alemán Martin Zielke respectivamente, coinciden en la opinión de que hay demasiados bancos en Alemania y que va a ser necesario un proceso de consolidación, que ya se ha realizado en otros países como España.

Cryan dijo hoy en un congreso de banca en Fráncfort que Italia va también en la dirección de consolidación.

Zielke también destacó que hay demasiados bancos en el país y dijo que «es importante que este mercado sea competitivo».

El elevado número de bancos en Alemania crea «una competencia muy fuerte sobre los precios», algo que es bueno para los clientes, pero malo para el sector bancario, según el presidente de Deutsche Bank, el primer banco del país.

Cryan negó que haya interés en fusionar Deutsche Bank con el Commerzbank, el segundo banco de Alemania y que está todavía parcialmente nacionalizado.

La revista «Manager Magazin» había informado previamente de que Deutsche Bank sondea esa fusión con Commerzbank pero que las consideraciones son teóricas y están en un estadio muy temprano.

El rumor sentó muy bien a las acciones de Commerzbank, que han subido en la sesión matinal alrededor de un 4 %.

El presidente de Deutsche Bank también consideró que muchos bancos alemanes no tienen presión de lograr unos ingresos más atractivos porque son de propiedad pública como es el caso de las cajas de ahorro y los bancos regionales de los Estados federados.

La capacidad competitiva de los bancos alemanes cae cada vez más en la comparativa internacional, según Cryan, quien también destacó que ahora solo hay dos grandes bancos en el país, que son Deutsche Bank y Commerzbank.

Cryan también destacó la necesidad de que los bancos alemanes reduzcan sus costes y crezcan, a lo que contribuirá la nueva tecnología.

El presidente de las Cajas de Ahorro alemanas, Georg Fahrenschon, enfatizó que ese proceso de consolidación ya ha comenzado.

Por ejemplo, el NordLB, que es el banco regional público de los Estados federados de Baja Sajonia y Sajonia-Anhalt, va a adquirir el Bremer Landesbank, que es el banco de Bremen y tiene gran cantidad de créditos morosos para la financiación de barcos.

Se prevé que el Bremer Landesbank tenga este año unas pérdidas de entre 350 y 400 millones de euros.

NordLB posee actualmente un 54,8 % en el Bremer Landesbank y ahora tiene que decidir si lo adquiere completamente comprando al Estado federado de Bremen su participación del 41,2 %.

Uno de los aspectos más espinosos de las negociaciones es el precio de compra de ese paquete accionarial, al que los diferentes partidos políticos otorgan un valor mayor o menor: los cristianodemócratas quieren al menos 480 millones de euros y los socialdemócratas se contentarían con 290 millones de euros.

Fahrenschon responsabilizó a los políticos de la falta de rentabilidad de los bancos alemanes y de que se limiten a exigir a los bancos que cambien sus modelos de negocio.

«O la clase política crea las condiciones para que los bancos vuelvan a ganar dinero o tiene que ir preparando al contribuyente para una nueva crisis», según el presidente de la Cajas de Ahorro alemanas.

«El negocio de cajas de ahorro es tomar depósitos en la región e invertirlos. Puede parecer algo aburrido pero es muy estable», añadió Fahrenschon.

Las Cajas de Ahorro dan en Alemania el 43 % de los créditos a empresas, según cifras de Fahrenschon.

El sistema bancario en Alemania está formado por los bancos privados, con una cuota de mercado nacional del 10 %, el sector de bancos cooperativos con un 24 % y el sector público de cajas de ahorro y bancos regionales con un 37 %.

El presidente del consejo de administración del banco suizo Credit Suisse, Urs Rohner, también destacó la necesidad de que Alemania, debido a su población e importancia económica, tenga un banco fuerte pero rehusó comentar si la fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank sería adecuada.

Te podría interesar también