David Evans y su equipo en la Universidad de Alberta (Canadá) han sido capaces de resucitar a la dermatofitosis bovina, una enfermedad muy cercana a la viruela.

El plan de Evans no es devolver enfermedades al mundo, sin embargo, cree que examinando estos tipos de enfermedades se puede encontrar métodos que ayuden a tratar el cáncer. La investigación de Evans no es novedosa, pero genera mucha controversia. La prueba de ello es que ha tardado un año en ser reconocida por el mundo.

El virólogo alemán, Gerd Sutter, previene contra la resurrección de este tipo de técnicas, ya que podrían suponer la vuelta de enfermedades como la viruela. Si es posible con una enfermedad, puede ser posible con cualquiera.

Mientras que la comunidad científica no está de acuerdo con estos logros, Evans cree que son cruciales y continúa luchando por ellos.

Su argumento principal es que las tecnologías necesarias para resucitar el virus existen y que si él no hubiera mostrado que esto es posible, otra persona podría haberlo hecho y sus fines no tendrían por qué ser los mejores.

Evans ha sido capaz de mostrar que la enfermedad se puede crear sin hacer sonar ninguna alarma en la Organización Mundial de la Salud. La OMS establece una serie de prohibiciones para los científicos.

El trabajo de Evans está asociando con una compañía farmacéutica, Tonix, quien espera que utilice sus descubrimientos para la creación de la vacuna de la posible enfermad.

Comentarios