Los inversionistas en busca de opciones seguras mientras los legisladores de Estados Unidos están a punto de iniciar una confrontación sobre el techo de la deuda parecen estar preparados para designar los bonos de Apple Inc. como los nuevos títulos del Tesoro estadounidense.

El fabricante del iPhone no puede imprimir su propia moneda como lo hace el gobierno de EE.UU., pero ciertamente se está acercando a algo similar a la posición de nación favorecida en los mercados de deuda. La venta de US$5.000 millones en bonos de Apple el martes incluso estuvo diseñada para imitar la curva del gobierno de EE.UU., con instrumentos de referencia para la repetición de la emisión de deuda con vencimientos en dos, cinco, 10 y 30 años, de acuerdo con Ben Emons, economista jefe de Intellectus Partners LLC.

Además, las estrechas primas de riesgo de los bonos de Apple sugieren que la duración es más parecida a los bonos del gobierno que a las empresas, según Emons, con una mayor compensación por el riesgo de futuras alzas de tasas de la Reserva Federal que por la posibilidad de default.

Eso puede no ser sorprendente, dadas las amplias arcas de Apple. La empresa genera más efectivo que cualquier otra compañía estadounidense que cotiza en bolsa.

Comentarios