Argumento económico de por qué se requiere un cambio ya

Enrique González *

Argumento económico de por qué se requiere un cambio ya

Siendo evidente y suficiente decir que una dictadura, un régimen ilegítimo en origen, y cuyo resultado sea la corrupción y la devastación económica y social, no justifica un segundo adicional en el poder; prestemos atención a un ejemplo de la forma irresponsable y destructiva del proyecto de poder -toda vez que ya no se oculta el hecho que nunca fue un proyecto de país- denominado chavismo.

El ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, aseguró que “ojalá pudiéramos ganar todos lo mismo, ojalá. Hay jerarquía porque hay gente que hace más esfuerzo, pero eso no te da derecho a que tú reclames que la brecha es muy alta o muy baja”.

La convergencia -igualdad- de las estructuras salariales, en términos reales y por su poder de compra hacia cero, a lo largo de Venezuela es un hecho deliberado producto de la hiperinflación generada por el gobierno nacional.

Una declaración como la realizada por el ministro, muestra lo que ha sido la “política pública” gubernamental, populista en el discurso -terrible en la práctica y los hechos, ver la inflación de 1.600.000% de 2018-, siempre intentando comprar tiempo, aún cuando el subyacente en dichos pronunciamientos implique destruir esquemas de incentivos mínimos, justos y racionales para el funcionamiento de una economía y una sociedad.

Más allá, un modelo de país que profundizó el rentismo, no puede sino intentar vender el tema salarial como un conflicto tipo juego suma cero, para polarizar a la población -siendo que la mayoría, si no todos los ciudadanos se encuentran en una o otra definición de pobreza, a elección- e intentar mantener o conseguir apoyo.

Un modelo de gobierno que pretende inculcar una racionalidad de la envidia -consistente en agentes económicos que incorporan un su función objetivo de utilidad, no cuanto satisfacen de sus necesidades, sino cuanto mal podría hacérsele a un tercero, sea que se explique por la concepción del modelo rentista juego suma cero o por una razón política-ideológica- falaz y condenatoriamente sume a la sociedad en una dinámica destructiva, alejándola de esquemas de creencia e incentivos basados en conocimiento, inversión de mediano y largo plazo, esfuerzo y creación de valor.

En procesos de creación de valor, la inserción social no tiene que implicar un juego suma cero. De hecho, una “democracia” sin crecimiento mal puede ser denominada democracia, y suele requerir mecanismos coercitivos, de fuerza y totalitarios para mantener en el poder a una élite, única beneficiaria de dicho modelo.

Las Fuerzas Armadas deben entender que mantener un régimen ilegítimo por su origen y ejercicio constituye un crimen. Es que ni desde una cuestionada posición “paternalista autoritaria” se justifica el dolor que se le está infligiendo a Venezuela -los resultados y la destrucción es prácticamente absoluta-. Resulta difícil creer que por más que un grupo de la FAN detente y disfrute del poder; el resto no es capaz de ver la dolorosa e injustificable realidad país y la tendencia unívoca hacia la destrucción y el colapso de la patria.

* Economista UCV

Te podría interesar también