Durante cientos de años las personas han buscado la forma de incrementar sus bienes y volverse millonarios. Uno de los intentos más fantasiosos fue la alquimia, una pseudociencia que pretendía convertir metales comunes en oro.

Incluso Isaac Newton (una de las figuras más prominentes de las ciencias) lo intentó, pero fracasó al igual que los demás. Hoy sabemos que el dinero no aparecerá de forma mágica ni tampoco crecerá de los árboles, por eso el sitio altonivel.com.mx recoge algunas de las cosas que tienes que hacer para volverte acaudalado antes de los 40 años:

1. Hazte amigo de diferentes tipos de personas. Reunirte con las personas que piensan igual que tú sólo limitará el horizonte de las relaciones personales y de los negocios.

2. Ten el valor de vivir de la manera que otras personas no lo harían para que en el futuro vivas de la manera que otras personas no pueden.

3. Aprende a presupuestar tu dinero de una manera que te haga sentir responsable y liberado, no restringido.

4. Guarda un poco de dinero cada mes hasta que ahorres una cantidad considerable. Después invierte ese dinero para duplicar las ganancias. ¿Te imaginas hasta donde podrías llegar si continúas con este hábito durante 10 años?

5. Vuélvete un adicto al dolor saludable, aquél que viene cuando no compras algo porque está fuera del presupuesto del mes. Al final te habrás ahorrado un dinero que quizá puede servir para invertir en algo que verdaderamente dará frutos.

6. Acostúmbrate a siempre admitir los errores. No es necesariamente un fracaso cometerlos, pero sí es un fracaso ser orgulloso y no solucionarlos.

7. Limpia tu vida de todos los objetos, hábitos y pensamientos viejos. Después adopta una postura minimalista, es decir, quédate sólo con lo necesario. Este hábito te ayudará a no acumular objetos ni males innecesarios.

8. Reflexiona sobre tu vida y pregúntate cuál es el motivo principal de querer ser millonario. La forma en la que justificas las acciones del pasado se convertirán en la filosofía para las futuras.

9. Comienza a comprometerte con tu vida. Realiza cada acto con una voluntad inquebrantable y desecha de tu diccionario la palabra renuncia. A través de pequeños actos te acostumbrarás a estar dónde quieres estar. Si en diez años quieres ser millonario, así será.

10. A partir de hoy todas las cosas que hagas que sean con un objetivo. No dejes que tu vida sea una serie de acciones sin sentido, al azar y que parecen agradables al momento, porque lo importante no es hoy sino mañana.

11. Toma con seriedad todo los elementos que conforman al mundo así como a tu persona. Cuando entiendas la importancia de una pequeña flor sabrás cómo administrar toda tu vida, incluyendo el dinero.

12. Desecha todo y empieza de nuevo tantas veces como sea necesario. No hay vergüenza en no hacerlo bien, sino en repetir una y otra vez los errores. Deséchalo y sigue.

 

Comentarios